Sobre la maldad del hombre

Smoking-Heads.jpeg

Con ayuda de Sartre (Teoría del grupo) y Freud (El malestar de la cultura)

Este planteo comienza con el mandamiento “Amarás a tu prójimo”, que le sirve. a Freud, como punto de partida para explicar el carácter maligno del hombre. Este texto fue extraído y editado (para recortar un poco su extensión, de “Freud, el malestar en la cultura” en “La filosofía y el barro de la historia”, de Feinmann.

(…) Ese ‘otro’, al que le exigen amar «No parece alimentar el mínimo amor por mi persona; no me demuestra la menor consideración. Siempre que le sea de alguna utilidad, no vacilará en perjudicarme. Más aún: ni siquiera es necesario que de ello derive un provecho; le bastará experimentar el menor placer para que no tenga escrúpulo alguno en denigrarme, en exhibir su poderío sobre mi persona, y cuanto más inerme yo me encuentre puedo esperar de él esta actitud para conmigo». «La verdad oculta tras de todo esto (…) es la de que el hombre no es una criatura tierna y necesitada de amor, que solo osaría defenderse si se la atacara, sino, por el contrario, un ser entre cuyas disposiciones instintivas también debe incluirse una buena porción de agresividad. Por consiguiente, el prójimo (el prójimo, es decir: aquel a quien supuestamente debemos amar o amparar con nuestros valores cristianos, con los que justifican la existencia de la cultura, con la compasión, la piedad, la comprensión y hasta el sacrificio) no le representa únicamente un posible, sino también un motivo de tentación para satisfacer en él su agresividad, para explotar su capacidad de trabajo sin retribuirla (Freud conocía el plusvalor que el capitalista extrae del obrero), para apoderarse de sus bienes, para humillarlo, para ocasionarle sufrimientos, martirizarlo y matarlo.

Los comunistas creen haber descubierto el camino hacia la redención del mal. Según ellos, el hombre sería bueno de todo corazón, abrigaría las mejores intenciones para con el prójimo, pero la institución de la propiedad privada habría corrompido su naturaleza”. Pero, es «verdad que al abolir la propiedad privada se sustrae a la agresividad humana uno de sus instrumentos, sin duda uno muy fuerte, pero de ningún modo el más fuerte de todos». La agresividad se manifiesta de muchas, demasiadas maneras. Siempre está, siempre surge. (Aclaro que esta parte la agregue por lo que dice sobre la propiedad privada porque es una de las cosas que estuvimos hablando; no podría defender lo que dice del comunismo, lo puse completo para que no quede fuera de contexto).

«Si la civilización no ha hecho más sanguinario al hombre, este, bajo su influjo, se ha vuelto más rastreramente cruel que antes»

** Siguiendo con el planteo, lo completaría con la teoría del grupo de Sartre (aquí ya parafraseando y recordando lo mejor que puedo).**

Básicamente, en el grupo pertenecemos, hacemos un juramento con nuestros iguales. Ese juramente diezma nuestra libertad ya que nos guiamos por el juramento. Ya no decidimos totalmente sino que el juramento lo hace por nosotros. Sin embargo, el sujeto si esta alienado es porque antes fue libre, y la libertad de la da la praxis. Sartre pone el ejemplo de un grupo que le ordena a un sujeto ir a la casa de Pepe y matarlo. El sujeto va, cumple la tarea pero se da cuenta que en el momento de hacerlo, el momento de la praxis, ya no hay orden. En el momento de la praxis es libre de decidir. Es una situación extrema el matar, pero se puede pensar cualquier situación común. Lo importante es que en la praxis reside la libertad del hombre, y ese momento último de la praxis es totalmente nuestro y es la el momento en que el sujeto puede recuperar la libertad habiendo estado alienado.

¿Qué quiero decir con esto? El hombre no es una criatura tierna y necesitada de amor, está enceguecido, alienado en el mundo de la materialidad; en una sociedad, en una cultura que lo vuelve más cruel. Sí, todo eso lo condiciona, pero el momento final de la praxis es todo suyo, es su libertad y su libertad elije ser cruel, agresivo, etc. Hablo de situaciones comunes, cotidianas (como las que discutimos) y en las que el hombre en su praxis final libre, donde expresa su libertad también elije y expresa su maldad y agresividad.

Podría usar más y mejores cosas de Sartre pero justo esa del grupo era breve y bastante explícita.

Recomiendo la lectura de Sartre, desde el prólogo al libro de Fanon, hasta “El existencialismo es un humanismo”, etc. Como introducción, esos dos textos y el libro de Feinmann “La filosofía y el barro de la historia” es de extrema utilidad.

– El Cochinote –

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s