Hace 124 años nacía Antonio Gramsci

Antonio Gramsci (22 de enero de 1891 – 27 de abril de 1937), filósofo, teórico marxista, político y periodista italiano.

****************************

Pasado y presente (fragmento)

“La actual generación tiene una extraña forma de autoconciencia y ejercita sobre sí misma una extraña forma de autocrítica. Tiene conciencia de ser una generación de transición, o mejor aun, cree ser algo así como una mujer encinta: cree estar a punto de dar a luz y espera que le nazca un gran hijo. Se lee a menudo que “se está a la espera de un nuevo Cristóbal Colón que descubrirá una nueva América del arte, de la civilización, de las costumbres”. También se ha escrito que vivimos en una época predantesca: se espera al nuevo Dante que sintetice potentemente lo viejo y lo nuevo y dé a lo nuevo el impulso vital. Este modo de pensar, recurriendo a imágenes míticas tomadas del desarrollo histórico pasado, es muy curioso e interesante para comprender el presente, su vacuidad, su falencia intelectual y moral. Se trata de una de las formas más extravagantes del “juicio de la posteridad”. En realidad, con todas las profesiones de fe espiritualistas y voluntaristas, historicistas y dialécticas, etc., el pensamiento que domina es el evolucionista vulgar, fatalista, positivista. Se podría plantear así la cuestión: toda “bellota” puede pensar en convertirse en encina. Si las bellotas tuvieran una ideología, sería precisamente la de sentirse “grávidas” de encina. Pero en la realidad, el 999 por mil de las bellotas sirven de pasto a los chanchos y a lo sumo, contribuyen a elaborar salchichas y mortadela.”

* * * * * *

Read More

Sobre el fenómeno de los trabajos de mierda

En el año 1930, John Maynard Keynes predijo que, hacia finales de siglo, la tecnología habría avanzado lo suficiente como para que países con el desarrollo de Gran Bretaña o Estados Unidos hubieran conseguido una semana laboral de 15 horas. Hay muchas razones para creer que estaba en lo cierto. En términos tecnológicos, somos muy capaces de ello. Y sin embargo no ocurrió. En lugar de eso la tecnología ha sido dirigida, en el mejor de los casos, a descubrir formas de hacernos trabajar más a todos. Para lograr esto han tenido que crearse empleos de hecho inútiles. Gran cantidad de personas, particularmente en Europa y Norteamérica, pasan toda su vida laboral desempeñando tareas que realmente, en el fondo, no creen necesario llevar a cabo. El daño moral y espiritual que resulta de esta situación es profundo. Es una cicatriz en nuestra alma colectiva. Sin embargo, prácticamente nadie habla de ello.

Read More

La teoría del peaje

Tenemos que prescindir de nuestro tiempo para que un día tengamos tiempo.
Excelente

La mirada volátil

-Tenemos que prescindir de nuestro tiempo para que un día tengamos tiempo.

-¿Seguro? El cuerpo no espera, no es prescindible.

A él le gustaban los juegos de palabras; recurría a ellos cuando la lógica era insuficiente. Ella era incapaz de no reír al estornudar.

-Y cuándo tengamos tiempo, ¿qué haremos?

-Ya lo decidiremos. Entonces no habrá prisas.

A ella le gustaban las sensaciones que provocan vértigo, la inmediatez, los cómics y los días despejados.

-Y eso tú… ¿Cómo lo sabes?

Él adoraba el café muy caliente, el sonido de las gotas golpeando el paraguas y la prudencia. Se agarraba a los destinos mientras ella se centraba en los caminos.

-La buena vida, la de verdad, vendrá después.

-¿Acaso ésto no es también vida?

Él recortaba de periódicos y revistas las frases que le agradaban. Ella almacenaba en su cabeza aquellas preguntas que nadie podía responderle. Él soñaba de noche, ella…

View original post 263 more words

The puppet’s bubble

No wonderland waits

Estoy atrapado en esta neblina gris o azulada. La ceguera no me acecha. Escucho el eco de mis botas en las paredes y el asfalto húmedo de un callejón de Londres del siglo XIX. Oscuro, neblinoso, frío. Algo huele mal. Esa sensación de no saber lo que hay dos pasos más allá. Es simple, no requiere ningún esfuerzo tener esa sensación en las noches frías y cerradas del Londres del siglo XIX; sería insensato sentirlo hoy en la metrópolis del siglo XXI.

Sin embargo así se siente. Se suele decir que aquellos que están adormecidos por el sistema “viven en una burbuja” sostenida, precisamente, por el estricto y hasta mítico relato del12321109_1535541903430155_2480902896762168854_n sistema (periódicos, noticieros, telenovelas, la política, la iglesia, el marketing, el consumismo, el trabajo, el dinero, etc). Estos medios de dominación mantienen ocupada a la gente, alejándola de lo que realmente tienen que hacer. Nos distraen, ¿no te das cuenta? Estamos atrapados en un sueño dentro de un circo de marionetas. Algunos hilos son el trabajo, la familia, el dinero, entre otros. Trabajar es lo que nos da la dignidad (para el patrón, para el capitalista). La familia es lo primero. La iglesia es la casa de Dios. Nos vemos asustados por lo que nos dice un periódico, motivados ilusoriamente por lo que nos muestra una telenovela o fanatizados por la imagen de un político.

Read More

(Final) ESTRATEGIAS DE REPRODUCCIÓN Y MODOS DE DOMINACIÓN – P. BOURDIEU

La emergencia del Estado, que organiza la concentración y la redistribución de las diferentes especies de capital –económico, cultural y simbólico–, conlleva una trasformación de las estrategias de reproducción, de las cuales podemos ver un ejemplo, para el capital simbólico, en el paso del honor feudal –fundado sobre el reconocimiento otorgado por los pares y por los plebeyos, obligados sin cesar a conquistarlo y a mantenerlo–, a los honores burocráticamente conferidos por el Estado. Un proceso análogo se observa en el caso del capital cultural. La historia de las sociedades europeas está profundamente marcada por el desarrollo progresivo, al seno del campo del poder, de un modo de reproducción con base en un componente escolar, del cual se observan en principio los efectos en el mismo campo del poder con el paso de la lógica dinástica de “la casa del rey”, fundada sobre un modo de reproducción familiar, a la lógica burocrática de la razón de Estado, fundada sobre un modo de reproducción escolar.

Uno de los factores de esta evolución es el conjunto de contradicciones y de conflictos que nacen con la coexistencia, en el seno del Estado dinástico, de dos categorías de agentes, el rey y su parentela de una parte, y de la otra los funcionarios del rey; es decir, de dos modos de reproducción y de dos poderes, un poder heredado y transmisible hereditariamente por la sangre, y por lo tanto fundado sobre la naturaleza (con el título nobiliario), y un poder adquirido y vitalicio, fundado en el “don” y el mérito, y garantizado por el derecho (con el título escolar). El proceso de desfeudalización que conduce del Estado dinástico al Estado burocrático puede ser descrito como un proceso de desnaturalización, una ruptura progresiva de los vínculos naturales, de las lealtades primarias con base familiar. El estado moderno es en principio antiphysis y la lealtad hacia el Estado supone una ruptura con todas las fidelidades originarias.

Read More

ARTE POÉTICA – J.L. BORGES

Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua.

Sentir que la vigilia es otro sueño
que sueña no soñar y que la muerte
que teme nuestra carne es esa muerte
de cada noche, que se llama sueño.

Ver en el día o en el año un símbolo
de los días del hombre y de sus años,
convertir el ultraje de los años
en una música, un rumor y un símbolo,

ver en la muerte el sueño, en el ocaso
un triste oro, tal es la poesía
que es inmortal y pobre. La poesía
vuelve como la aurora y el ocaso.

borges

A veces en las tardes una cara
nos mira desde el fondo de un espejo;
el arte debe ser como ese espejo
que nos revela nuestra propia cara.

Cuentan que Ulises, harto de prodigios,
lloró de amor al divisar su Itaca
verde y humilde. El arte es esa Itaca
de verde eternidad, no de prodigios.

También es como el río interminable
que pasa y queda y es cristal de un mismo
Heráclito inconstante, que es el mismo
y es otro, como el río interminable.

jorge-luis-borges

El insomnio de la razón

El búho de Minerva inicia su vuelo al caer el crepúsculo.

G. W. F. Hegel, Filosofía del derecho

En tiempos convulsos como los nuestros es difícil conciliar el sueño: ¿y si me echan del trabajo?, ¿y si no me dan la beca?, ¿y si la factura de la luz es demasiado alta?, ¿y si sube el kilo de manzanas?, ¿y si el médico no me da más de un día de baja?, ¿y si bajan las ventas de la empresa?, ¿y si suben pero da igual?, ¿y si…? Consultar nuestras decisiones con la almohada deja de ser un consejo dictado por la prudencia y se convierte en un calvario. Los hay, también, que duermen, pero lo hacen con los dientes apretados porque el cuerpo es vértice donde se unen pensamiento y dolor. La verdad es que cada día nuestras calles se despiertan con el clac-clac de los bruxistas.

Read More

(Parte 3) ESTRATEGIAS DE REPRODUCCIÓN Y MODOS DE DOMINACIÓN – P. BOURDIEU

Pero las diferentes estrategias de reproducción no se definen completamente más que en relación con los mecanismos de reproducción, institucionalizados o no. El sistema de estrategias de reproducción de una unidad doméstica depende de las ventajas diferenciales que ella puede esperar de distintas inversiones, en función de los poderes efectivos sobre los mecanismos institucionalizados (mercado económico, mercado escolar, mercado matrimonial) que le aseguran el volumen y la estructura de su capital.

Read More

(Parte 2) ESTRATEGIAS DE REPRODUCCIÓN Y MODOS DE DOMINACIÓN – P. BOURDIEU

Se puede armar una especie de cuadro de las grandes clases de estrategias de reproducción (engendradas por esas disposiciones) que se encuentran en todas las sociedades, pero con pesos diferentes (según el grado de objetivación del capital) y bajo formas que varían según la naturaleza del capital que trata de transmitirse y el estado de los mecanismos de reproducción disponibles (por ejemplo, las tradiciones testamentarias). Esta construcción teórica permite restaurar en el análisis científico la unidad de prácticas que son casi siempre aprehendidas en orden disperso y separadas por ciencias diferentes (derecho, demografía, economía, sociología).

Read More

(Parte 1) ESTRATEGIAS DE REPRODUCCIÓN Y MODOS DE DOMINACIÓN – P. BOURDIEU

Una de las preguntas más importantes respecto del mundo social es la de saber por qué y cómo este mundo dura, persevera en el ser; cómo se perpetúa el orden social, es decir, el conjunto de relaciones de orden que lo constituyen. Para responder verdaderamente a esta pregunta, hay que rechazar tanto la visión “estructuralista” –según la cual las estructuras, llevando consigo el principio de su propia perpetuación, se reproducen con la colaboración obligada de los agentes subordinados a sus presiones–, como la visión interaccionista o etnometodológica (o más generalmente marginalista) –según la cual el mundo social es el producto de actos de construcción que los agentes operan, en cada momento, en una

Capture especie de “creación continua”. Hace falta, en otros términos, rechazar la pregunta sobre si los signos de sumisión que los subordinados conceden continuamente a sus superiores hacen y rehacen sin cesar la relación de dominación o si, a la inversa, la relación objetiva de dominación impone los signos de sumisión. De hecho, el

mundo social está dotado de un conatus, como decían los filósofos clásicos, de una tendencia a perseverar en el ser, de un dinamismo interno, inscrito a la vez en las estructuras objetivas y en las estructuras “subjetivas”, las disposiciones de los agentes, y continuamente conservado y sostenido por acciones de construcción y reconstrucción de las estructuras que dependen en su principio de la posición ocupada en las estructuras por aquellos que las llevan a cabo. Toda sociedad descansa sobre la relación entre dos principios dinámicos, que son desigualmente importantes según las sociedades y que están inscritos, uno, en las estructuras objetivas, y más precisamente, en la estructura de la distribución del capital y en los mecanismos que tienden a asegurar la reproducción; el otro, en las disposiciones (a la reproducción); y es en la relación entre estos dos principios que se definen los diferentes modos de reproducción, y en particular las estrategias de reproducción que les caracterizan.

Read More

LA ESENCIA DEL NEOLIBERALISMO – PIERRE BOURDIEU – Mayo de 1998

El mundo económico ¿es realmente, como pretende la teoría dominante, un orden puro y perfecto, que desarrolla de manera implacable la lógica de sus consecuencias previsibles, y dispuesto a reprimir todas las transgresiones con las sanciones que inflige, bien de forma automática o bien –más excepcionalmente– por mediación de sus brazos armados, el FMI o la OCDE [Organización para la Cooperación y el Desarrollo Eonómico], y de las políticas que estos imponen: reducción del coste de la mano de obra, restricción del gasto público y flexibilización del mercado de trabajo? ¿Y si se tratara, en realidad, de la verificación de una utopía, el neoliberalismo, convertida de ese modo en programa político, pero una utopía que, con la ayuda de la teoría económica con la que se identifica, llega a pensarse como la descripción científica de lo real?

Esta teoría tutelar es una pura ficción matemática basada, desde su mismo origen, en una formidable abstracción, que, en nombre de una concepción tan estrecha de la racionalidad, identificada con la racionalidad individual, consiste en poner entre paréntesis las condiciones económicas y sociales respecto a las normas racionales y de las estructuras

Capture5.PNG económicas y sociales que son la condición de su ejercicio. Para percibir la dimensión de estos aspectos omitidos, basta pensar en el sistema de enseñanza, que jamás se tuvo en cuenta en tanto que tal en un momento en el que desempeña un papel determinante en la

producción de bienes y servicios, así como en la producción de los productores. De esta especie de pecado original, inscrito en el mito walrasiano[1] de la “teoría pura”, derivan todas las carencias y las ausencias de la disciplina económica, y la obstinación fatal con la que se pega a la oposición arbitraria a la que da lugar, por su sola existencia entre la lógica propiamente económica, basada en la competencia y portadora de eficacia, y la lógica social, sometida a la regla de la equidad.

Read More

NEOLIBERALISMO EN LAS UNIVERSIDADES – NOAM CHOMSKY

“Esa idea asoma de vez en cuando de forma abierta. Así, por ejemplo, cuando Alan Greenspan testificó ante el Congreso en 1997 sobre las maravillas de la economía que estaba dirigiendo, dijo redondamente que una de las bases de su éxito económico era que estaba imponiendo lo que él mismo llamó “una mayor inseguridad en los trabajadores”. Si los trabajadores están más inseguros, eso es muy “sano” para la sociedad, porque si los trabajadores están inseguros, no exigirán aumentos salariales, no irán a la huelga, no reclamarán derechos sociales: servirán a sus amos tan donosa como pasivamente. Y eso es óptimo para la salud económica de las grandes empresas. En su día, a todo el mundo le pareció muy razonable el comentario de Greenspan, a juzgar por la falta de reacciones y los aplausos registrados.

5020420140514093550204

Bueno, pues transfieran eso a las universidades: ¿cómo conseguir una mayor “inseguridad” de los trabajadores? Esencialmente, no garantizándoles el empleo, manteniendo a la gente pendiente de un hilo que puede cortarse en cualquier momento, de manera que mejor que estén con la boca cerrada, acepten salarios ínfimos y hagan su trabajo; y si por ventura se les permite servir bajo tan miserables condiciones durante un año más, que se den con un canto en los dientes y no pidan más. Esa es la manera como se consiguen sociedades eficientes y sanas desde el punto de vista de las empresas. Y en la medida en que las universidades avanzan por la vía de un modelo de negocio empresarial, la precariedad es exactamente lo que se impone. Y más que veremos en lo venidero”

EL MITO DE SÍSIFO – ALBERT CAMUS

Los dioses habían condenado a Sísifo a subir sin cesar una roca hasta la cima de una montaña desde donde la piedra volvía a caer por su propio peso. Habían pensado con algún fundamento que no hay castigo más terrible que el trabajo inútil y sin esperanza.

Si se ha de creer a Homero, Sísifo era el más sabio y prudente de los mortales. No obstante, según otra tradición, se inclinaba al oficio de bandido. No veo en ello contradicción. Difieren las opiniones sobre los motivos que le llevaron a convertirse en el trabajador inútil de los infiernos. Se le reprocha, ante todo, alguna ligereza con los dioses. Reveló los secretos de éstos. Egina, hija de Asopo, fue raptada por Júpiter. Al padre le asombró esa desaparición y se quejó a Sísifo. Este, que conocía el rapto, se ofreció a informar sobre él a Asopo con la condición de que diese agua a la ciudadela de Corinto. Prefirió la bendición del agua a los rayos celestiales. Por ello le castigaron enviándole al infierno. Hornero nos cuenta también que Sísifo había encadenado a la Muerte. Plutón no pudo soportar el espectáculo de su imperio desierto y silencioso. Envió al dios de la guerra, quien liberó a la Muerte de las manos de su vencedor.

Read More

El exilio de Helena – Albert Camus

El Mediterráneo tiene un sentido trágico solar, que no es el mismo que el de las brumas. Ciertos atardeceres– en el mar, al pie de las montañas–, cae la noche sobre la curva perfecta de una pequeña bahía y, desde las aguas silenciosas, sube entonces una plenitud angustiada. En esos lugares se puede comprender que si los griegos han tocado al desesperación ha sido siempre a través de la belleza y de lo que ésta tiene de opresivo. En esa dorada desdicha culmina la tragedia. Nuestra época, por el contrario, ha alimentado su desesperación en la fealdad y en las convulsiones. Y por esa razón, Europa sería innoble, si el dolor pudiera serlo alguna vez.

Nosotros hemos exiliado la belleza; los griegos tomaron las armas por ella. Primera diferencia, pero que viene de lejos. El pensamiento griego se ha resguardado siempre en la idea de límite. No ha llevado nada hasta el final –ni lo sagrado ni la razón–, porque no ha negado nada: ni lo sagrado, ni la razón. Lo ha repartido todo, equilibrando la sombra con la luz. Por el contrario, nuestra Europa, lanzada a la conquista de la totalidad, es hija de la desmesura. Niega la belleza, del mismo modo que niega todo lo que no exalta. Y, aunque de diferentes maneras, no exalta más que una sola cosa: el futuro imperio de la razón. En su locura, hace retroceder los límites eternos y, enseguida, oscuras Erinias se abaten sobre ella y la desgarran. Diosa de la mesura, no de la venganza, Némesis vigila. Todos cuantos traspasan el límite reciben su despiadado castigo.

Read More