The puppet’s bubble

No wonderland waits

Estoy atrapado en esta neblina gris o azulada. La ceguera no me acecha. Escucho el eco de mis botas en las paredes y el asfalto húmedo de un callejón de Londres del siglo XIX. Oscuro, neblinoso, frío. Algo huele mal. Esa sensación de no saber lo que hay dos pasos más allá. Es simple, no requiere ningún esfuerzo tener esa sensación en las noches frías y cerradas del Londres del siglo XIX; sería insensato sentirlo hoy en la metrópolis del siglo XXI.

Sin embargo así se siente. Se suele decir que aquellos que están adormecidos por el sistema “viven en una burbuja” sostenida, precisamente, por el estricto y hasta mítico relato del12321109_1535541903430155_2480902896762168854_n sistema (periódicos, noticieros, telenovelas, la política, la iglesia, el marketing, el consumismo, el trabajo, el dinero, etc). Estos medios de dominación mantienen ocupada a la gente, alejándola de lo que realmente tienen que hacer. Nos distraen, ¿no te das cuenta? Estamos atrapados en un sueño dentro de un circo de marionetas. Algunos hilos son el trabajo, la familia, el dinero, entre otros. Trabajar es lo que nos da la dignidad (para el patrón, para el capitalista). La familia es lo primero. La iglesia es la casa de Dios. Nos vemos asustados por lo que nos dice un periódico, motivados ilusoriamente por lo que nos muestra una telenovela o fanatizados por la imagen de un político.

12289457_1535541913430154_1460872758209914640_nLos que salieron de esa burbuja se sienten atrapados; los que permanecen, se sienten falsamente seguros. Penden siempre de un hilo: si se quedan sin trabajo, se quiebran; si terminan una relación seria, quiebran. Si se quedan sin dinero, enloquecen. Si no tienen un patrón que les diga lo que tienen que hacer, cuánto ganar o cuántos días se pueden tomar de vacaciones, se pierden. Es, precisamente, una burbuja. Puede explotar fácilmente, solo con la densidad del aire.
La niebla se hace más densa a medida que intentamos avanzar. Avanzar en este caso es un eufemismo de “pensar”, de “cuestionar” y, principalmente, de “reflexionar”. En principio estas cuestiones son oscuras y guían a la persona hacia la espesa neblina londinense. No creer en la burocracia, en los hacedores de moral (y sus diferentes niveles), las instituciones (iglesia, familia, leyes, etc). Todas estas instituciones, creadas y retorcidas inequívocamente con nuestro consentimiento, son el producto de cientos de años de sometimiento de unos pocos, sobre todos.

Somos tan culpables como los que intencionalmente perpetúan el poder y reproducen los medios de dominación. ¿por qué? porque no nos educamos. Porque preferimos sentarnos a ver la telenovela en vez de apagar el televisor. Porque es mas fácil; porque elegimos lo más fácil. Porque educarse no es ir a la escuela de leyes, es aprender a pensar (y no hablo desde12278679_1535542053430140_3875638649460359734_n el dogmatismo), aprender a ser críticos, a no consumir la basura que nos atemoriza. Es más fácil que otros nos digan qué pensar y cuándo pensar. Es más fácil sentarse a esperar mientras a otro lo explotan, humillan o sacrifican. Es más fácil pertenecer: ir al a oficina de 9 a 18, hacer ejercicio y gastar fortunas en verse bien, tener una carrera y una familia, sin esas dos cosas no tenemos un futuro, estamos perdidos. Es más fácil no saber por qué. No saber por qué las leyes son injustas, los burócratas lentos, la justicia absurda, el trabajo desmotivante (paralizante), por qué hacemos todo esto para tener migajas de lo que apenas soñamos para, finalmente, morir. Insisto, es más fácil no saber por qué. No lo pasemos por alto sin más. No saber por qué es uno de los grandes males de las mentes más dóciles e indolentes. ¿por qué tengo que trabajar? ¿quién armo toda esta cadena de significados en la que trabajar es digno, en el que el modelo de ciudadano es el que está en una revista de moda, en el que se estudia como explotar más gente en menos tiempo pero luego hacer caridad y sacarse fotos con nenes pobres? ¿qué clase de burda burla es esto?

“No es signo de buena salud el estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma.”

Jiddu Krishnamurti

¿Pasamos por todo este lío solo para morir?

¿Qué es un hombre, si su mayor bien y el sentido de su vida no es más que comer y dormir? Una bestia, nada más.

Shakespeare, Hamlet

 

Y lo peor es que lo pasamos sin saber por qué. Sabremos por qué cuando dejemos de 12313894_1535541706763508_3565182063469160205_nser manipulados como marionetas. Dejaremos de ser manipulados cuando nos eduquemos en vez de embrutecernos en este circo romano. Nos educaremos cuando dejemos de ver la ignorancia como algo sin importancia, porque es la mayor herramienta de control. La ignorancia no es inocente. La ignorancia vota, la ignorancia es pensada, es dicha, es adormecida. Gobernar es para un grupo selecto de personas intelectualmente preparadas, los demás miremos la televisión.

“La filosofía no sirve al Estado, ni a la Iglesia, que tienen otras preocupaciones. No sirve a ningún poder establecido. La filosofía sirve para entristecer. Una filosofía que no entristece o no contraría a nadie no es una filosofía. Sirve para detestar la estupidez, hace de la estupidez una cosa vergonzosa. Sólo tiene un uso: denunciar la bajeza en todas sus formas. ¿Existe alguna disciplina, fuera de la de filosofía, que se proponga la crítica de todas las mixtificaciones, sea cual sea su origen y su fin? Denunciar todas las ficciones sin las que las fuerzas reactivas no podrían prevalecer. Denunciar en la mixtificación esta mezcla de bajeza y estupidez que forma también la asombrosa complicidad de las víctimas y de los autores. En fin, hacer del pensamiento algo agresivo, activo, afirmativo. Hacer hombres libres, es decir, hombres que no confunden los fines de la cultura con el provecho del Estado, la moral, y la religión.”

Gilles Deleuze.

 

12243080_1116922818337599_878332296832679111_nEl problema fundamental reside en que la educación está menospreciada. Leer es para tontos, mejor miro el canal de gran hermano que esta las 24hs. No importa si no se sabe tal cosa. ¿Para qué quiero leer eso? ¿de qué sirve leer filosofía? Eso no sirve para nada, mejor estudio administración de empresas.

Verá, la neblina consiste en cortar los hilos que nos mueven, romper la burbuja y explorar caminos más inciertos. Verá, leer no nos da precisamente más certezas, sino mas preguntas. Las preguntas son las que nos llevan a reflexionar. Miles de ellas, inacabables. y la primera siempre será:

¿Somos realmente libres?

 

Cito, finalmente, fragmentos del tercer capítulo de La cajita infeliz, de Eduardo Sartetlli.

“Trabajo, en sentido más específico, es el proceso por el cual el ser humano reproduce su vida intercambiando con la naturaleza. Es una actividad necesaria, no importa la forma social en que se desarrolle, porque de no realizarse no tendría lugar la vida humana misma, esa cosa primordial. Es, por ende, el reino de la necesidad; es la negación de la libertad, insisto, sin importar la forma social bajo la que se desarrolle.”

“¿es necesario que siempre exista esa actividad necesaria que nos despoja necesariamente de nuestra libertad? No, no es necesario. De hecho, la humanidad ha venido luchando contra ese reino de la necesidad con una estrategia que se ha manifestado más que eficiente: el aumento de la productividad del trabajo. En efecto, a medida que aumenta la capacidad de la humanidad para actuar sobre la naturaleza y someterla a sus intereses, aumenta el reino de la libertad. Ese aumento se manifiesta en el desarrollo del tiempo libre, frente al tiempo de trabajo. Sin tiempo libre no puede haber libertad. La expansión del tiempo libre es, entonces, una función de la tecnología. “

“La aparición de las sociedades de clase, basadas en una productividad del trabajo mayor, expanden la frontera del tiempo libre pero no para todos, sino siguiendo líneas de clase. El faraón y la nobleza egipcia disponían de abundante tiempo libre a costa del trabajo de los campesinos. Sin esclavitud no hay  filosofía, porque  filosofar requiere mucho tiempo libre, sostenía Aristóteles, ese esclavista tan consecuente. Una sociedad donde la productividad del trabajo es baja sólo puede incrementar el tiempo libre para algunos a costa del trabajo de la mayoría.”

Eduardo Sartetlli

Advertisements

2 comments

  1. Melphomaniac · January 20, 2016

    Maravilloso. No podría haberlo dicho mejor.

    Liked by 1 person

  2. alienameesta · January 20, 2016

    Gracias. Con las Reflexiones #1 y #2 son los únicos, por ahora, de producción propia. Para no aburrir, me gusta hacer conocer textos de pensadores en serio jajaja.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s