Causas de una sociedad hiperacelerada – La Vanguardia

“Y aquí llega esta rueda de hámster: ya no se corre para llegar a alguna parte, sino para no quedar atrás, sin autonomía, y aunque se corra muy rápido nunca al final del día se tendrá la sensación de haber terminado el trabajo.

Un mundo que se rige con rigurosas normas temporales, horarios, fechas de entrega, el poder del corto plazo, la lógica de la gratificación instantánea que infunde en el individuo el sentimiento de culpa. Al final del día, señala el sociólogo, nos sentiremos culpables porque no hemos logrado todas las expectativas. Todo ello en una sociedad en que saltar de la rueda del hámster significa probablemente no poder volver a entrar, y las altas tasas de desempleo se encargan de recordarlo.”

La reflexión sobre la fugacidad de la vida, el tiempo inaprensible, es consustancial al ser humano y ha recorrido la historia de la humanidad. Pero hoy hace falta detenerse de nuevo y con más énfasis porque la impresión generalizada es que el tiempo va más rápido que nunca y se ha convertido en un bien que escasea. ¿Qué ha pasado si es que algo ha pasado? ¿Somos hámsters corriendo frenéticos sobre una rueda sin avanzar ni poder salir? ¿Hemos perdido la soberanía sobre nuestro tiempo? ¿Qué papel tienen las nuevas tecnologías?

“Tenemos que reaprender a ser amos de nuestro tiempo”, señala Salvador Cardús, profesor de Sociología (UAB) y miembro de la Iniciativa per a la Reforma Horària, quien abrió el ciclo del CCCB. El problema no es el tiempo libre, indica, sino el tiempo sobre el que se pueden tomar decisiones, de autonomía. Lo que los sociólogos denominan el discretionary time, y es su ausencia la que ahoga.

Las miradas de los expertos no son exactas, hay paradojas en el debate –por ejemplo, se tiene menos tiempo libre, pero hay más dedicación a los hijos–, pero el hilo conductor es lo que el sociólogo 1447413728_815412_1447439800_noticia_normalalemán Hartmut Rosa define como la “hambruna de tiempo” de la sociedad actual. Rosa, que estará en el CCCB el 14 de marzo, ha analizado la aceleración social desde “los placeres de la motocicleta hasta la desolación de la rueda de andar” (la de los hámsters). La movilidad, las comunicaciones, la velocidad empoderaron al hombre –señala en su artículo Full speed burnout? Quemados a toda velocidad?– para moverse a lo largo de la tierra, para desarrollar un proyecto individual de vida. La buena vida era la vida autónoma, y esto quedaba simbolizado en la motocicleta con su fusión de velocidad y libertad. Hoy, prosigue el sociólogo, la “buena vida” ya no es la autónoma, sino la plena: probar las máximas opciones de las muchas que tiene el mundo. Pero este anhelo sólo funciona, indica, si los actores pueden controlarlo. Si la motocicleta era control, línea recta, hoy la aceleración no se experimenta así. Rosa contextualiza esta sensación en el marco de una economía capitalista de crecimiento constante: la búsqueda de beneficios, los inversores quieren la máxima rapidez en el retorno y en la circulación del capital, lo que acelera la producción y el consumo. Un contexto en el que es necesario ir por delante con respecto a las innovaciones. Un énfasis en la competencia y en los resultados que saltan del ámbito económico e impregnan otras esferas sociales. Y aquí llega esta rueda de hámster: ya no se corre para llegar a alguna parte, sino para no quedar atrás, sin autonomía, y aunque se corra muy rápido nunca al final del día se tendrá la sensación de haber terminado el trabajo.

Un mundo que se rige con rigurosas normas temporales, horarios, fechas de entrega, el poder del corto plazo, la lógica de la gratificación instantánea que infunde en el individuo el sentimiento de culpa. Al final del día, señala el sociólogo, nos sentiremos culpables porque no hemos logrado todas las expectativas. Todo ello en una sociedad en que saltar de la rueda del hámster significa probablemente no poder volver a entrar, y las altas tasas de desempleo se encargan de recordarlo. Hacen falta soluciones colectivas.

pexels-photo-1

Al hilo de estas teorías, Judy Wacjman, catedrática de Sociología de la London School of Economics (véase la entrevista adjunta), considera también que .deben buscarse soluciones generales, especialmente en el ámbito laboral, aunque no todo en la vida se ha acelerado. Estar ocupado, ser productivo, señala, es signo de estatus y no se puede culpar a las nuevas tecnologías de esta aceleración sino a un conjunto que atañe a la naturaleza del trabajo, la composición de las familias y la nueva idea de paternidad intensiva. Se trata de “democratizar” el tiempo –que no valga mucho más el de unos que el de otros–, repartir mejor el trabajo y estabilizar la sociedad sin que sea necesario el crecimiento perpetuo.

Para Salvador Cardús no se puede hablar de una “escasez” de tiempo, sino de la complejidad social, acelerada por el uso de las redes sociales. Quizás no se trabajan más horas, pero la multitarea, la conexión continua con el ámbito laboral (desde casa, mientras se va al médico, cuando se viaja…) incrementa esta sensación de tiempo acelerado. Nos relacionamos con unas estructuras sociales que fueron válidas hasta el siglo XX pero que ya no lo son.

Acomodar la organización social, indica Cardús, significa sobre todo flexibilidad: no hace falta que todo el mundo empiece a trabajar a la misma hora –y el colapso que ello supone– , flexibilizar también los horarios escolares. La rigidez con la que nuestra sociedad setempsdigital_lab organiza es propia de la industrialización, y ahora ­constriñe.

Se necesita tiempo para que el individuo haga suyo el mundo, sentir el mundo. El crecimiento y la innovación son positivos, indican los expertos, si son necesarios y no un fin en sí mismos. El debate sobre el tiempo, el planteamiento de una reforma horaria llega porque la sociedad nota que se le ha escapado de las manos y necesita reconquistarlo y vivirlo a su medida.

Fuente: http://www.lavanguardia.com/vida/20160227/4036477280/sociologos-filosofos-analizan-sociedad-hiperacelerada.html

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s